Hace casi 40 años, Road to nowhere, de “Talking Heads”, se convirtió en un éxito global. En la misma se dice que estamos en una carretera hacia ningún sitio y la verdad es que pocas analogías mejores he podido encontrar de la situación actual praviana a la que la desidia socialista ha conducido a nuestro concejo.

Esta semana ha sido actualidad la carretera que comunica LINPAC con Pravia. Esa misma carretera que ha servido para que un alcalde socialista por fin tome partido y proteste contra sí mismo (desde aquí mi aplauso para el excelentísimo señor don David Álvarez por su valentía, pero lamentablemente es por lo único que puedo aplaudirlo). Son muchos años, quizá demasiados, en los que el consistorio socialista no ha hecho absolutamente nada por solucionar un problema que afecta directamente a centenares de pravianos. Diariamente los trabajadores y trabajadoras (a ver sí así algún cargo o carga socialista se da por aludido o aludida) se juegan su integridad para acudir a su puesto de trabajo. Bien distinto es residir en Oviedo y trabajar en Pravia, pero ese es otro tema.

Ya me dirán qué se puede hacer con 15.000 euros para arreglar una carretera que necesita tres millones

Estaremos de acuerdo en que lo prioritario es la seguridad e integridad de nuestros vecinos, pero no menos importante es la de poner las condiciones necesarias a fin de mejorar la competitividad del principal empleador de nuestro concejo. En el siglo XXI, uno de los costes que más inciden en una empresa con vocación global es precisamente el del transporte. El de la energía sería el principal, pero ese con la gestión socialista ya lo damos por perdido (solo hay que ver a los compañeros de Alcoa). Pues bien, siendo clave y fundamental para Pravia que LINPAC, nuestro verdadero motor económico, mantenga su actividad el mayor tiempo posible, no estaría de más dotar a nuestro concejo de las infraestructuras necesarias para favorecer y prolongar su presencia aquí. Para esto no bastaría con un arreglillo de baches y demás. Ya me dirán qué se puede hacer con 15.000 euros, importe de la partida asignada para “solucionar” este problema, para arreglar una carretera que necesita tres millones.

Se nos llena la boca con la proximidad al aeropuerto, pero un residente de Avilés tarda menos en llegar. Quizá dé igual, ya ni siquiera hay aviones

Necesitaríamos un poco de visión a medio y largo plazo, una estrategia que permita una mejora general de las comunicaciones de nuestra villa con las arterias principales de comunicación de nuestra región. Se nos llena la boca con la proximidad al aeropuerto de Asturias, pero nos olvidamos que, en tiempo y gracias a la saturada carretera que nos comunica con Soto del Barco, un vecino de Avilés tarda menos tiempo en llegar al aeródromo. Aunque, viendo el tema de los vuelos, quizá dé igual cuánto tiempo se tarde en llegar a un aeropuerto sin aviones. Como dijo Einstein, «todo es relativo».

El problema radica no ya en la gestión socialista de nuestra autonomía. Solo hay que ver el erial en que la han convertido sus casi cuarenta años de gobierno, sino que los últimos 16 los socialistas de Pravia tampoco han hecho NADA en este sentido. Lo lógico, compartiendo ideología y programa con el poder autonómico, hubiera sido al menos proponer alguna medida con vistas a mejorar a nuestro concejo.

En definitiva, sufrimos de un (des)gobierno total en el que la ocurrencia y la foto electoralista se han impuesto a cualquier rigor o planificación. Y yo pregunto: ¿está Pravia preparada para soportar cuatro años más así?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: