La ruptura entre la Real Federación de fútbol del Principado de Asturias y el Villa de Pravia es total. En la sede federativa no dan crédito a lo sucedido con el Villa de Pravia. Los acontecimientos acaecidos la semana pasada con respecto al equipo de fútbol sala han terminado por romper una relación de confianza gestada desde hace muchos años.

Los contactos entre el ente federativo y el Villa de Pravia eran magníficos. Desde el nacimiento del club, las relaciones siempre fueron fluidas, constantes y con continuas colaboraciones. Por esa razón, pocas personas en Gijón, sede de la federación asturiana de fútbol, entienden lo sucedido la pasada semana.

Desde el organismo presidido por Maximino Martínez se avisó en numerosas ocasiones al Villa de Pravia de que estaba cometiendo una infracción: no presentar a los partidos del equipo de fútbol sala con un entrenador titulado. Según la federación, desde la temporada 2009-2010 todos los equipos de Tercera División, categoría en la que compite el Villa de Pravia, tienen que tener un entrenador con titulación básica y que este acuda a los encuentros.

En la federación asturiana de fútbol consideran que la información publicada en La Nueva España se filtró para atacar al ente

Sin embargo, el gran enfado en la Federación no ha llegado por la infracción de esa norma sino por la reacción que, a su entender, ha tenido el club al filtrar a la prensa su versión «alejada de la realidad».

La Federación responsabiliza a Alejandro del Busto

Todo sucedió a raíz de la publicación en el diario La Nueva España de la noticia titulada La falta de técnico empuja al Villa de Pravia a la retirada. En la Federación de fútbol del Principado de Asturias ese artículo sentó como un ataque directo al ente federativo con un único responsable, el presidente Alejandro del Busto. Desde Gijón se apresuraron a publicar un duro comunicado. En él se llega calificar la noticia de La Nueva España de «desafortunadas informaciones totalmente torticeras» y enumera sus explicaciones y respuestas. La dureza y el enfado de la federación con el Villa de Pravia quedan patentes en sus palabras. Un hartazgo expresado también a varias personas del entorno federativo.

La federación responsabiliza a Alejandro del Busto de todo lo sucedido y del ataque directo que, a su entender, recibió el ente a través de La Nueva España. Se trata de una batalla que ya ha dejado su primera víctima, el equipo de fútbol sala.

Las relaciones en otro tiempo fructíferas y muy beneficiosas para el club praviano parecen haber pasado a mejor tiempo. La ruptura de Federación y Villa de Pravia es total. Desde Gijón se considera que la confianza tardará en recuperarse tras lo sucedido. Más aún, cuando desde la federación entienden que se ha actuado desde el cumplimiento de las normas y la flexibilidad que este tipo de situaciones aconseja.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: