Mi estimado señor alcalde,

Le voy a ser sincero. No entiendo las críticas que le lanzan por el tema de la Ordenanza de Tráfico. Sé que el BOPA le obligaba a subirla a su web y usted se hizo el remolón. Pero no entiendo este afán de la gente de quererlo todo fácil desde su propio ordenador. ¡Menuda juventud! De toda la vida de Dios, perdone si le ofende que use el nombre del Señor en este asunto, se ha ido al consistorio a pedir documentos y charlar con funcionarios. Qué manía ahora de pedir transparencia a través de la web municipal. Y me parece que hace usted bien en no facilitar información a través de ella. Así Pravia, en un innovador e inteligentísimo movimiento de su excelencia, se puede diferenciar del resto de ayuntamientos que se desnudan a las mínimas de cambio ofreciendo sus tripas en forma de documentos subidos a internet. El que quiera un Pleno, que vaya a verlo.

El Fabiolo podría salir de la Azucarera y así matar dos despilfarros socialistas de una misma tacada

En relación a la ordenanza, le reconozco que todo este asunto del tranvía, aunque no sea idea suya, me resulta estimulante. Será que soy un romántico de los medios públicos de transporte o que me encantan las películas que tienen como atrezzo estos peculiares trenes del asfalto. Siento debilidad por ellos. Mi agenda de viaje tiene marcado el de San Francisco como parada obligatoria.

Si usted tiene a bien, y lo considera oportuno, podría llevarlo en su futuro programa electoral. No se preocupe si finalmente no lo puede llevar a cabo, que al final nadie se fija si cumplió con sus promesas. Si ya no le han pedido explicaciones por la ITV, el punto limpio, la finalización de la Azucarera, el centro juvenil de ocio alternativo, la pasarela de Pronga, la carretera Pravia-Soto del Barco, el intercambiador de madera o la escollera de Los Cabos, por poner solo algunos ejemplos de su programa electoral del 2015, ya nadie se las exigirá por otro proyecto inacabado.

No deberían preocuparse por no cumplir su promesa electoral. Sería una más

Como desde hace tiempo observo que no tiene demasiado tiempo entre fotos, vídeos, titulares, charlas y demás, me ofrezco humildemente a redactarle un boceto de proyecto. Dada la premura de tiempo, y buscando su rédito político, creo sinceramente que el tranvía no debería salir de la estación de tren. Bastantes problemas ya dan los vecinos de esa zona protestando todo el día y llamándole sin parar aunque no obtengan respuesta alguna como para darles la alegría de un tranvía. Además, por aquella zona siempre ha vivido mucha gente de derechas y eso, señor alcalde, es imperdonable.

Le propongo un ramal desde la Estación Fantasma de la Azucarera al Museo Cerrado del Salmón

Yo, desde mi humilde opinión, pondría la estación principal del tranvía en la famosa Azucarera. Mataría dos despilfarros socialistas de un tacada. Por fin, la gran obra del PSOE en Pravia, pagada doblemente con dinero de pravianos y asturianos, tendría ya una utilidad después de años de congoja. No habría que tocar nada. Tal y como está, con las tripas de la mole al descubierto, y unas vías para que saliera de allí nuestro querido Fabiolo. Ya lo veo, al más puro estilo estación del Norte de París, o la de Amberes de Bruselas, o las estaciones centrales de Milán o Nueva York… Pravia estaría a su altura con ese toque añejo que da toda obra inacabada: la Gran Estación Fantasma de La Azucarera. En ese plató que usted quiere convertir la villa, no me diga que esa imagen no le gusta. Incluso le propongo un ramal al Museo Cerrado del Salmón.

Le recomiendo que no avale a ninguna empresa y guarde bien las facturas de la vía

De La Azucarera haría un recorrido sencillo, sin estridencias, que no es época de derroches sin razón. Subiría por la calle de la Industria para que los pasajeros se deleiten con la majestuosa decrepitud de sus edificios. Se adentraría en la villa por la plaza y la calle La Victoria, en pleno corazón del casco histórico praviano. Con los fastuosos 40.000 euros de subvención para renovar el centro, ya usted podría presumir de villa renovada. Ya me imagino esos edificios del siglo XVIII brillando tras la opulencia de tan abultada subvención. ¿Y por qué no un homenaje a nuestros alcaldes democráticos con su nombre luciendo en alguna parada del tranvía cerca de donde viven o residen?

Ya bastante tiene su partido con un alcalde inhabilitado. Y ya bastante tiene Pravia con haber pagado doblemente una obra inacabada

Como ya le he dicho, me resulta cautivadora la idea de un tranvía en Pravia. Solo le recomiendo que no avale a ninguna empresa y que guarde las facturas. No vaya a ser que, como con los parquímetros, la justicia se ponga tontorrona y, como con la Azucarera, la gente del Principado vuelva a pedir justificantes. Ya bastante tiene su partido con un alcalde inhabilitado. Y ya bastante tiene Pravia con haber pagado doblemente una obra inacabada. Dos ya serían demasiadas.

Reciba un afectuoso saludo, señor alcalde.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: