El último gran despilfarro del Ayuntamiento de Pravia

La mala planificación y ejecución de algunas obras siguen generando continuos costes a las arcas económicas de todos los pravianos. La última prueba se encuentra en el suelo de la zona infantil del parque Heno de Pravia.

En solo cinco años, el Ayuntamiento de Pravia se ha gastado más de 40.000 euros en cuatro cambios del mismo suelo de la zona infantil del parque Heno de Pravia. Si a ese coste se le suman los 55.000 euros que costó la construcción del parque en 2010, la cantidad asciende a más de 95.000 euros. A esa cifra se añaden los 10.000 euros de la construcción de la pista de skate y los 24.000 que supusieron su demolición y posterior construcción de otra zona infantil. En total, más de 129.000 euros en una misma zona y en menos de diez años.

La mala planificación y ejecución de algunas obras siguen generando continuos costes a las arcas económicas de todos los pravianos. La última prueba se encuentra en el suelo de la zona infantil del parque Heno de Pravia. Las obras para la sustitución del mismo finalizarán en los próximos días. Se trata de una obra largamente repetida en los últimos cinco años.

En 2017 el equipo de gobierno, ya comandado por el actual alcalde, decidió sustituir el suelo de caucho y goma de neumáticos, que minimizan el efecto de los golpes en caso de caídas, por uno de césped artificial, que no minimiza el riesgo de golpe y retiene el agua de las lluvias

En el año 2010 se construyó la zona infantil con un presupuesto de 55.000 euros En 2014, el gobierno comandado por el entonces alcalde del concejo Antonio de Luis Solar, con David Álvarez como su segundo, anunciaban la reparación de ese suelo por un importe de 10.000 euros, tal y como constata la noticia de La Nueva España fechada en enero de 2014.

A mediados de 2017, solo tres años después, se volvió a sustituir ese suelo. Entonces, el equipo de gobierno, ya comandado por el actual alcalde David Álvarez, decidió no utilizar materiales como el caucho y la goma de neumáticos, que minimizan el efecto de los golpes en caso de caídas, por su alto coste. En su lugar se instaló un césped artificial que no minimizaba el riesgo de golpes, retenía el agua y se levantaba con suma facilidad con los consiguientes peligros para los niños por posibles tropiezos.

Esa elección de suelo levantó muchas críticas entre los usuarios, que veían cómo días después de alguna lluvia, el parque infantil no podía ser utilizado por los más pequeños. En diciembre de ese mismo 2017, solo cinco meses después de su instalación, se volvió a parchear el parque con el mismo césped artificial pero solo en aquellas zonas que estaban levantadas.

En ese final de 2017 el equipo de gobierno del PSOE decidió que el gran cambio en ese suelo, el cuarto en cinco años, debía hacerse más cerca de las elecciones ya que entonces aún restaba año y medio para los comicios y el efecto positivo en el electorado se podría ver afectado. En los próximos días se terminará un nuevo cambio de suelo de la zona infantil, el cuarto en cinco años, y muy cerca de las elecciones tal y como, esta vez sí, planeó el alcalde David Álvarez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: