Señores y señoras, volvemos a estar de campaña electoral. Y cada partido nos deleita con excentricidades varias: el añejo Seat rojo de Ciudadanos recorriendo ruidoso todas las caleyas del concejo y despertando a más de un vecino de la siesta (curiosa manera de pedir el voto); los candidatos de Podemos haciéndose orgullosos selfies delante de los escombros del ‘Esqueleto’, para recordarnos que el derribo ha sido mérito suyo; Foro Pravia, con dolor de cabeza por tener que firmar como propia la última ocurrencia de Cascos (nadie se atrevió a decirle al exministro que su estrella hace tiempo que se apagó). Y así podría seguir sin fin.

Por su parte, el candidato del PSOE, David Álvarez, nos habla en YouTube de lo mucho que ha visitado la zona rural. El vídeo corre como la pólvora para risa y cabreo general a partes iguales. Dice el candidato socialista en ese vídeo que ha estado visitando los pueblos de Pravia tres veces a la semana durante su mandato. Eso, señores y señoras, supone casi medio millar de visitas. Y ahora, hagan memoria. ¿Cuántas veces ha estado el alcalde en su pueblo? Porque, si realmente el señor alcalde ha estado visitando pueblos tres veces por semana, tuvo usted que habérselo cruzado varias veces esta legislatura. Yo no me lo he cruzado ninguna. ¿Se habrá vuelto invisible? Como guinda del pastel, añade a esta fantasiosa cifra otra más: centenar y pico de reuniones con colectivos vecinales.

He de reconocer que en alguna de estas últimas sí lo he visto. Varios vecinos le solicitamos pequeñas reparaciones en nuestro pueblo. A todos nos dijo que sí. Y a todos nos engañó. Esa pequeña zanja sin tapar, ese punto de luz sin poner, esa cuneta sin limpiar… Nada ha sido reparado. Quién sabe, como el alcalde vive en Oviedo, a lo mejor esas 500 veces «pisando verde» han sido en el Naranco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: