De FITUR a los Oscar vía Peñaullán

Lucio Nalón reflexiona hoy sobre qué retorno turístico están teniendo los viajes del alcalde de Pravia a FITUR. ¿Estamos dando la imagen adecuada al exterior?

En estos tiempos, la información dura lo que dura el día. La actualidad manda y, al mismo ritmo que se generan noticias, las devoramos no dando casi tiempo a una reflexión por mínima que esta fuera. Digo todo esto porque las inundaciones que afectaron de una manera tan catastrófica a nuestro concejo aparte de cubrir de fango nuestra vega consiguieron de paso tapar algo que en mi opinión no deberíamos obviar.

La inundación tuvo lugar a escasas horas de presentarse el video de promoción turística del Bajo Nalón en FITUR. Recordemos la celeridad con la que respondió nuestro alcalde que, en apenas dos días, recorrió los 500 kilómetros que nos separan del recinto ferial de Madrid. Más allá de esta audaz singladura, debemos preguntarnos qué hacían nuetro alcalde y el concejal en FITUR. Sí, ya sé lo que me van a contestar: presentar el vídeo promocional del Bajo Nalón. Pero, en serio, ¿lo han visto? Presentarse con «eso» en FITUR es como si España hubiera presentado como candidata a los premios Oscar a El fontanero, su mujer y otras cosas de meter en lugar de Volver a empezar.

¿Esta es nuestra mejor cara? ¿Esto es lo mejor que puede ofrecer el Bajo Nalón? ¿Un trabajo que apenas rozaría el aprobado de un alumno de primero de audiovisuales?

Pónganse en situación. A un lado, el pabellón de un destino turístico caribeño donde un numeroso grupo de bailarinas y bailarines realizan un espectáculo en directo. A escasos metros, un robot humanoide reparte deliciosas cervezas bávaras mientras en la terraza superior varios tour operadores de todo el mundo disfrutan de una animada velada amenizada por un cuarteto de jazz. Cerdeña es lo que tiene…

En ese momento nuestro duo dinámico preferido entrega el pendrive que con tanto mimo han transportado en avión hasta Madrid. El encargado de la parte audiovisual del stand de Asturias da al play y, de repente, los sueños cobran vida. Al ver las imágenes entiendo lo que sintieron los primeros espectadores que asistieron al estreno de Trabajadores saliendo de la fábrica de los hermanos Lumiere.

No me malinterpreten. No me refiero a la fascinación, sino al miedo ante lo desconocido. Y es que este prodigio de edición en el que al ritmo de una musiquilla random se alternan imágenes fijas con imágenes de archivo despierta en el espectador un deseo de evasión, pero no en el sentido en el que les gustaría: escapar de la rutina. No, evasión, y cuanto antes mejor, del lugar donde se proyecte o emita.

¿Qué alcance y retorno al concejo en cifras reales medidas en euros están teniendo los viajes del alcalde y el concejal Del Busto a FITUR en los últimos años?

En serio, ¿esta es nuestra mejor cara? ¿Esto es lo mejor que puede ofrecer el Bajo Nalón? ¿Un trabajo que apenas rozaría el aprobado de un alumno de primero de audiovisuales? Más allá de consideraciones técnicas y/o estéticas (ojo importantísimas a la hora de comercializar un producto, sí amigos estamos en el siglo XXI), la pregunta es qué demonios pinta nuestro alcalde en FITUR. ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué alcance y retorno al concejo en cifras reales medidas en euros están teniendo los viajes del alcalde y el concejal Del Busto a FITUR en los últimos años?

Espero que no nos responda con algo tipo “la urgencia de la situación en Pravia (la lluvia es muy facha) impidió que el plan previsto no se desarrollase en toda su extensión” o alguna frase similar. Como dice el refrán, “cuando el arriero es malo, echa la culpa a los burros”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: