Bodas de plata en Pravia

Lucio Nalón reflexiona hoy sobre los casi 25 años de socialismo en Pravia (cuatro años entre 1991 y 1995 y los casi 20 que lleva gobernando desde 1999). ¿Cuál ha sido el resultado?

El PSOE está a punto de celebrar 25 años de gobernanza en Pravia (desde 1991 a 1995 y de 1999 a nuestros días a excepción hecha del medio año de gobierno del PP gracias a la archifamosa moción de censura de 2002). Unas bodas de plata que en esta ocasión se han tornado en dramáticas. Y no, no me llamen exagerado porque precisamente eso, exagerado, es el paso atrás que ha experimentado este concejo durante ese periodo. De cabecera de comarca y lugar de cierta relevancia en Asturias hemos pasado a la nada más absoluta. Y eso que compartíamos programas e ideología con el partido que presidía nuestra comunidad autónoma. Tenemos que empezar a poner nombres y dejar atrás ese tan manido “los políticos nos roban” puesto en marcha precisamente por el PSOE para levantar una cortina de humo sobre la nefasta gestión realizada por su líder Zapatero y que llevó a España al borde del estado fallido (bancarrota total).

En Asturias, con casi 40 años de gobierno socialista, sería una locura culpar a alguien más de la situación desesperada en la que se encuentra nuestra región: sin futuro para nuestros jóvenes, sin emprendimiento y con un sector público elefantiástico e inviable. Toda una joya y aun así, elección tras elección, parece que estamos empeñados en pegarnos tiro en el pie tras tiro en el pie apelando a lo que sufrieron nuestros antepasados y otros tantos tópicos de socialistas trasnochados con los que han obtenido la mejor de las recompensas: perpetuarse en el poder. Un poder oscurecido, lleno de recovecos por los que los alumnos más aventajados se mueven como pez en el agua para medrar en una estructura obsoleta y sin soluciones a medio plazo pero eficacísima a la hora de preparar cada cita electoral.


«Tenemos una oportunidad histórica de cambiar esta decisión de retomar un rumbo que lleva demasiado tiempo perdido«

No perdamos el foco y centrémonos en lo que importa, que no es otra cosa que nuestro concejo. Un concejo que, gracias a casi 25 años de brillante gestión del PSOE, ha logrado, entre otras cosas, tener una de las deudas per cápita más elevadas de Asturias (den las gracias al dulce proyecto de la Azucarera), ser uno de los pocos concejos asturianos donde un alcalde se ve forzado a dimitir por motivos judiciales, contar con unas carreteras tercermundistas pese a tener a alguna de las empresas más importantes de Asturias y mantener una estructura que haría sonrojar a cualquiera (el célebre esqueleto de Pravia) legislatura tras legislatura. Y así podríamos seguir en una casi inacabable lista de asuntos, unos de mayor relevancia que otros, por supuesto, pero que sumados han hecho que Pravia, a día de hoy, no sea más que un pálido reflejo de lo que fue hace un cuarto de siglo.

Tenemos una oportunidad histórica de cambiar esta decisión de retomar un rumbo que lleva demasiado tiempo perdido. Hemos de ser ambiciosos y exigentes. La semana pasada Alfonso S. Agones hablaba sobre el excelente potencial con el que contamos en Pravia y estoy totalmente de acuerdo con él. Pero para que ese capital florezca y dé sus frutos necesitamos políticos dispuestos a trabajar por Pravia, a luchar por Pravia y, por qué no, a vivir en Pravia.

Por último, les pediría que en la próximas elecciones municipales acudan a su colegio a votar y participar en esa fiesta de la democracia, como tan cursimente fue bautizada, ejerzan su derecho, voten a quien les parezca oportuno (hay múltiples opciones, solo faltaría), pero por favor, en ningún caso, olviden el cómo y el quién nos ha llevado hasta esta situación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: